¿Ya sabes tocar algún instrumento?, únete al taller de improvisación.

¿QUÉ ES LA IMPROVISACIÓN MUSICAL?

Podríamos decir que en la música improvisamos cuando tocamos o cantamos algo no leído o aprendido, cuando, conociendo el “entorno rítmico, armónico y estilístico” en el que hacemos música tenemos recursos para crear música en el momento.

A lo largo de la historia los músicos han improvisado más o menos según las circunstancias: un clavecinista del barroco elegía, igual que un guitarrista moderno, la disposición y el ritmo de los acordes para acompañar según el cifrado armónico, o un violinista clásico podía improvisar la cadencia de un concierto, mostrando su virtuosismo y su conocimiento de la música de manera parecida a la de un guitarrista de rock en un solo…

Se trata, en definitiva, de poder hacer música (acompañar, tocar solos improvisados…) desde la comprensión de sus elementos: el ritmo, la forma, las relaciones melodía-armonía, los aspectos estilísticos…

EL TALLER DE IMPROVISACIÓN.

En el taller de improvisación se aprende y se practica la improvisación musical. Se trata de tocar en grupo, acompañando y tocando temas y solos improvisados, mientras se aprende sobre la forma, el ritmo, las relaciones melodía-armonía, la función de cada instrumento, las características de los distintos estilos, etc.

Normalmente, las maneras de aprender música han sido diferentes en las músicas populares y en la música clásica. Esta actividad está dirigida a músicos de cualquier tipo.

  1. A quien esté acostumbrado a las músicas populares y a aprender más de memoria y de oído le servirá para aprender conceptos de teoría musical y su aplicación práctica y para desenvolverse con soltura e improvisar sobre cualquier tipo de tema. 
  2. Para las personas acostumbradas sólo al estudio de la música clásica y, por tanto, a tocar leyendo partituras, puede suponer fácilmente una verdadera “apertura” al mundo de las músicas populares, a sus sencillas pero efectivas maneras de hacer, a poder acompañar una canción o tocar con otros incluso sin haber ensayado o sin tener partituras… El aprender a tocar comprendiendo y fijándose en la forma, el ritmo, la armonía, etc. resulta muy útil también para la interpretación de obras clásicas.

Durante las sesiones se trabaja sobre temas concretos. Se explican su estructura, sus acordes, la forma de acompañar en cada instrumento y las escalas a utilizar para la improvisación melódica, y se tocan incluyendo solos improvisados de cada instrumentista. 

CONTENIDOS DEL CURSO.

-Práctica musical grupal. Atención al sonido de conjunto, interactuación, adaptación a las necesidades de cada momento.

-Distintas maneras de improvisar: solo o acompañado, improvisar acompañando, improvisar una versión del tema, un solo improvisado sobre los acordes…

-Los distintos tipos de compases y figuras rítmicas habituales de cada estilo.

-Sistemas de organización de las notas: tonalidad, modalidad, blues…

-Armonía. Formación de acordes, comprensión de las funciones tonales, modulación, etc.

-Escalas y relaciones escala-acorde.

-Trabajo de los distintos estilos musicales, características específicas y recursos propios de cada estilo.

-Usos habituales en la práctica grupal, función de cada instrumento según el estilo, organización de la forma, maneras de empezar y terminar, comunicación entre los intérpretes…

-Uso de partituras y guiones en función de las necesidades de cada momento, pero también trabajo de la memoria musical.